100 moneris de morir online dating

Desde la perspectiva medica el respeto a la autonomía de la persona y los derechos de los pacientes son cada vez más ponderados al momento de determinar decisiones médicas, lo anterior, complementado con el consentimiento informado (claridad de la voluntad del enfermo terminal de querer morir voluntariamente) y la declaración de voluntades anticipadas (figura no introducida en nuestro ordenamiento interno) son una eficiente y determinada manera de regular las actuaciones medicas frente a situaciones en donde la persona pierda ya sea parcial o totalmente su autonomía para decidir en el momento sobre actuaciones medicas pertinentes a su estado de salud, complementando lo anterior, viéndolo desde una perspectiva netamente jurídica, se señala que la sociedad moderna basa su ordenamiento jurídico en la protección de los derechos humanos, por lo tanto, siguiendo la línea anterior cada enfermo tiene derecho a decidir de manera informada sobre los asuntos que pertenecen a una esfera tan privada como su cuerpo y en virtud de esto, decidir cómo quiere seguir o no seguir viviendo.

Quienes están en contra de cualquier tipo de muerte asistida, contrargumentan que la vida es un valor de origen divino que la persona simplemente administra, pero que no posee, aquí la eutanasia pasa a ser un eufemismo para cubrir un homicidio o un suicidio dando a entender que la mejor solución es dar una muerte digna al enfermo mediante el alivio de su dolor en vida, en espera del deceso natural (cuidados paliativos), además ven a esta opción como una apertura de un espacio al oportunismo en el caso de que la muerte de la persona tenga relación directa con obediencia a intereses materiales o pecuniarios, además al señalar que la eutanasia es contra natura y contra ley, los médicos estarían contraviniendo el juramento hipocrático, lo cual es avalado por la Asociación Medica Mundial, además la mayoría de las iglesias cristianas es contraria a la eutanasia y al suicidio asistido, siendo recogido esto por el actual Papa Benedicto XVI La tendencia legislativa nacional respecto a este tema es relativamente nueva, en comparación a otros países, en el año 2002 como parte de la Reforma a la Salud se insertó un artículo el cual señalaba explícitamente que en caso de enfermedad terminal que le cause un padecer físico insufrible podrá pedir por razones humanitarias la muerte previo acuerdo con un medico cirujano, por la polémica de esto, se retiró este articulo para evitar que esta modificación a la salud publica quede rechazada y archivada.

En octubre del año 2004 se presenta al Parlamento un proyecto de ley con el patrocinio del entonces Senador Nelson Ávila con el objeto de legalizar la eutanasia, se considera tal proyecto como archivado en el congreso, y en mayo del año 2006 los parlamentarios socialistas Fulvio Rossi Ciocca y Juan Bustos Ramírez presentaron el último proyecto de ley respecto a este tema, el cual sigue con la denominación de “tramitación” en el Congreso Nacional.

Existe una eutanasia directa, la cual consiste en adelantar la hora de la muerte en caso de una enfermedad incurable, determinando el alcance de este concepto, aquí se puede encontrar una sub-clasificación; , que consiste en provocar una muerte indolora a petición del afectado, ejemplos claros son casos como personas que padecen cáncer terminal u otras enfermedades incurables, como la esclerosis múltiple o sida, en la cual se aplican a la persona dosis de sustancias mortíferas, o sobredosis de morfina en su caso; luego encontramos la en la cual se deja de tratar una complicación, o se deja de alimentar al enfermo por mecanismos propios de la medicina (ej: Nutrientes intravenosos, suero etc) en donde se precipita el término de la muerte.

Luego, hay una , aquí se efectúan procedimientos terapéuticos que tienen como efecto secundario la muerte, un ejemplo claro de esto es la morfina suministrada al enfermo con el objeto de apaciguar sus dolores crónicos derivados de una enfermedad terminal, en principio el efecto principal es el de disminuir la conciencia del individuo, pero con ello se conduce a un efecto no contemplado o una consecuencia indirecta, que es la muerte del enfermo.

Luego, existen otros conceptos relacionados indirectamente a la eutanasia – Aquí se proporciona intencionalmente y con conocimiento de la persona los medios, procedimientos o ambos para suicidarse, esto puede incluir asesoramiento sobre dosis letales de medicamentos y la emisión y facilitación de estos mismos.

– Dejar morir, pero sin emplear medios desproporcionados y extraordinarios; aquí se actúa con medicamentos paliativos para evitar sufrimientos hasta que la muerte ocurra.

Se debe señalar si, que hay una mala interpretación, respecto a que este no es un tipo de eutanasia, pues la ortotanasia se diferencia con la primera en que nunca se pretende deliberadamente el adelanto de la muerte del paciente.

Last modified 28-May-2016 14:54