Defraudador cambia sexo para evadir justicia indian saree sex video x masterhe

Sexo, crimen y sobre todo la imaginación del mal.

¿ No son estas dádivas, también, de un Dios maligno?

Así nos convencemos de que sólo asesinando al Dios usurpador, llegaremos, limpios de cuerpo, liberados de mente, a ver el rostro del Dios primero, el Buen Dios. Agotados nuestro cuerpo y nuestra alma para llegar a Él, Dios nos revela que Él no es sino lo que No Es. Saber lo que Dios es no lo saben ni los Santos ni los Místicos ni los Padres de la Iglesia; no lo sabe ni el propio Dios, que caería fulminado por su propia inteligencia si lo supiese.

Toda la hermosura de las criaturas, comparada con la infinita hermosura de Dios, es suma fealdad." Quizás Pascal, santo y cínico francés, es el único cuya apuesta salva, a la vez, nuestra conciencia y nuestra concupicencia: Si apuestas a la existencia de Dios y Dios no existe, no pierdes nada; pero si Dios existe, lo ganas todo.

Entre San Juan y Pascal, le doy a Dios un valor nominal, es decir, sustantivo: Dios es la cómoda taquigrafía que reúne, en un solo abrazo, el origen y el destino.

Conciliar ambos es empeño inmemorial de la raza.

Optar sólo por el origen puede convertirse en una nostalgia lírica primero, en seguida totalitaria.

Casarse sólo con el destino puede ser una forma de la fatalidad o de la quiromancia.

Last modified 09-Jul-2015 12:32